Métodos alternativos de solución de conflictos, un vehículo de pacificación
 

Métodos alternativos de solución de conflictos, un vehículo de pacificación

  • La conciliación, el arbitraje y la amigable composición son los mecanismos de solución de conflictos más usados en Colombia.
  • El Congreso Internacional de Métodos Alternativos de Solución de Conflictos – MASC analiza el poder e impacto que tienen estas vías de arreglo extrajudicial.
  • Expertos asistentes aseguran que su efecto es tan amplio que abre la puerta para una sociedad más pacífica.
    • Las vías alternativas para resolver controversias han probado que mediante el diálogo es posible solucionar conflictos de manera amigable, eficiente y satisfactoria para las partes. Se requiere voluntad, interés y, sobre todo, el acompañamiento de un experto. Para eso existen los centros de conciliación de las Cámaras de Comercio de Medellín, Cali y Bogotá.

      La meta final, según varios expertos asistentes, es lograr que la cultura de la conciliación se instale en toda la sociedad. Así lo plantea la abogada Didier Vélez Madrid, experta en derecho comercial y civil. “La conciliación debe verse como mecanismo de paz. Necesitamos un modelo de sociedad en el que la convivencia sea posible y que entienda que el conflicto es normal, inherente a la cotidianidad y a las relaciones. Se requieren herramientas pedagógicas que permitan prácticas restaurativas”.

      Esto, según esta jurista, debe ser un aprendizaje que se fomente en las nuevas generaciones, desde los niños en las escuelas hasta los estudiantes de derecho en las universidades. “Hay un programa que se llama Hagamos las paces, se parte de enseñarle a los niños cómo relacionarse, comunicarse asertivamente, en qué consiste la escucha activa y a generar empatía. Así mismo, en las universidades se está haciendo un trabajo muy importante y las nuevas generaciones de abogados tienen una actitud propositiva hacia la conciliación, tienden menos al litigio porque saben que hay otras vías que funcionan y son rápidas y efectivas”.

      El director del Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio de Bogotá, Rafael Bernal Gutiérrez, afirma que la conciliación debe ser vista como un elemento de la cultura en estas sociedades. “Lo cultural se trabaja desde muchos frentes, no desde los artículos y los incisos o los versículos. Este es un tema que beneficia a todos los agentes sociales, trabajamos muy duro para que se fomente esta cultura, sin embargo, este es un reto muy grande”.

      La Encuesta Nacional de Necesidades Jurídicas Insatisfechas, realizada por la Cámara de Comercio de Bogotá y la organización Dejusticia, revela aspectos como el “uso” que la gente le da a la justicia. “Esto nos da un panorama muy interesante sobre lo que significa para la ciudadanía la conciliación. “Esa muestra de 14 ciudades del país nos mostró algo muy valioso, y es que el arreglo directo es muy aplicado en el país. El 16 por ciento de las personas resuelve directamente sus controversias y cumple los acuerdos sin que nadie intervenga. En los países desarrollados este indicador es de 41 por ciento, entonces creo que Colombia está aprendiendo, existe una cultura del arreglo”, añadió Bernal Gutiérrez.

      En ese contexto, el experto llama la atención sobre la misión que deben asumir los empresarios, pues su intención para resolver conflictos por las vías extrajudiciales todavía es muy incipiente. “Un aspecto que me dejó muy preocupado con este estudio es que luego de haber consultado con personas de todos los estratos y de diferentes roles en la sociedad, vemos que los empresarios son los que menos disposición están mostrando para la conciliación”.

      El Congreso Internacional de MASC se realiza en Medellín gracias a la alianza Tres Cámaras, que integran las Cámaras de Comercio de Medellín, Cali y Bogotá. En el evento están presentes algunos de los nombres más respetados del país en temas de solución de conflictos, así como varios expertos internacionales.

);