• ico-buscar
  • ico-usuario

Ene 07, 2020

En el Suroeste, turismo jalonará la industria creativa

En el Suroeste, turismo jalonará la industria creativa

Por: Duglas Balbín Vásquez, periodista



Esa subregión del departamento será en poco tiempo el laboratorio de un experimento que la consolidará como destino del turismo, resultado del trabajo que lidera el Cluster Turismo de Negocios.

La directora del Cluster, Beatriz Eugenia Velásquez Velásquez, explicó que mediante una metodología conocida como “Club de Producto Turístico” se abrirán oportunidades para diseñar una oferta más completa en los municipios, ya que implicará vincular el arte y otras manifestaciones creativas y culturales cuyas dinámicas generalmente están aisladas.

Según dijo, la oferta más integral tendrá enfoque en un segmento de turistas con mejor capacidad de gasto y dispuesto a pagar por mayores atractivos. “En ese modelo lo importante es la calidad del visitante; y ayuda a que permanezca más tiempo en el destino”, precisó la directora del Cluster Turismo de Negocios.

El propósito es pasar de una oferta de destino tradicional a una con mayor valor agregado, más especializada, que gana visibilidad en el país y el exterior porque logra incorporar el componente cultural y creativo. El prototipo del proceso será Jardín; y seguirán Jericó y Támesis, que tienen potencial para consolidarse como destinos con enfoque en mercados.

Tradicionalmente esos destinos turísticos han ganado reconocimiento hasta ahora por los paisajes cafeteros, la creciente y en algunos casos bien cualificada oferta hotelera, y por rasgos particulares que integrados en el futuro van a ganar más visibilidad, por ejemplo: la gastronomía, productos artesanales, las manualidades, las expresiones religiosas, las tradiciones indígenas, etc.

A lo que apunta la metodología, insistió Beatriz Velásquez, es a que mediante la asociación voluntaria de nuevos actores, se le agregue valor al producto turístico con expresiones artísticas, desde el teatro hasta la pintura: obras teatrales, exposiciones de arte, festivales, nuevos servicios. Y todo ello porque actualmente se le está dando mayor valor a la creatividad y ha mejorado el entorno para actividades y negocios encasillados hoy en el mundo de la economía naranja, explicó.

Turismo de reuniones, a la expectativa

David Castaño es presidente de Asoeventos, gremio que conforman 60 empresas especializadas en actividades de planeación, organización y realización de ferias, congresos y convenciones, incluidos los proveedores. En septiembre, esa institución y el Cluster Turismo de Negocios hicieron en Medellín la tercera edición de Event Lab, una plataforma de conocimiento, muestra de nuevas tecnologías y de servicios necesarios para la realización de eventos.

Event Lab es una de las iniciativas en las cuales la institucionalidad respalda a un grupo de actores de la economía naranja. En este caso, lo hicieron Fontur, la Alcaldía de Medellín, el Ministerio de Comercio y la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia.

El empresario reconoce los esfuerzos de la Cámara en distintos frentes y especialmente para contribuir a la formalización. Sin embargo, enfatiza en que no se observa lo mismo en otras entidades: uno, porque muchos no entienden que las administraciones pasan y las empresas permanecen; y dos, porque son lentas en la ejecución. Comenta que se requieren instituciones que escuchen a las empresas porque saben cómo funcionan las cosas. Y le agradece al Cluster Turismo de Negocios porque ha entendido al sector y está trabajando articuladamente; y en la academia, instituciones como el Cesde, que abrió sus puertas y quiere construir de manera mancomunada.

Castaño aplaude que en el país haya condiciones para respaldar la economía naranja; no obstante, cree que falta comunicación para que la gente que trabaja en esa industria sepa de qué dispone. Y de cara al gobierno nacional y las nuevas administraciones territoriales, enumera dos retos: más velocidad y capacidad de adaptación a los escenarios sobre los que trabajan; y llevar a la realidad todo lo que se tiene estipulado, pero que las empresas no conocen suficientemente.