• ico-buscar
  • ico-usuario

Ene 08, 2020

La transformación digital es tecnológica... ¡y mental!

La transformación digital es tecnológica... ¡y mental!

Por: Andrés Cadavid, periodista.

No parece que una firma consultora pueda aumentar su productividad si los consultores ya han alcanzado el máximo nivel de eficiencia. Y no parece que una empresa de venta de vehículos pueda incorporar tecnología más allá de software para mejorar su servicio. Estas conclusiones son producto de una forma de pensar.

La transformación digital -T. D.-, puede impactar a las compañías más allá de dinamizar ciertos procesos, puede llegar a definir nuevos modelos de negocio, pero para ello se requiere cambiar la manera en que se entiende, no solo la tecnología sino la propia empresa. Más allá de ofrecer mejores productos y experiencias al cliente, una organización se puede hacer más ágil y dinámica dando cabida a modelos de trabajo colaborativos en red, y desarrollando modelos de aprendizaje y toma de decisiones rápidas.

Explica Rubén Cadavid, director del Cluster Negocios digitales, que esa es la plena transformación, aunque el proceso se puede dar en tres niveles de impacto en las organizaciones:

1. Desarrollar nuevos productos y servicios digitales.

2. Diferenciarse desarrollando nuevas experiencias de usuario.

3. Cambiar el modelo de negocio encontrando nuevas capacidades, nuevos ecosistemas y nuevas formas de relacionarse.

No hay que ser Google

Entre 2017 y 2018 se hizo una sensibilización a 140 empresas de la ciudad de todos los sectores sobre las oportunidades de transformación. De ellas, 28 construyeron un plan estratégico de T. D. Lo que se necesita es, más que recursos, contar con una alta dirección interesada en la transformación, porque la T. D. es una necesidad transversal.El Centro de desarrollo de negocios digitales viene trabajando de la mano con el Cluster Energía en una iniciativa de movilidad sostenible. Y con Créame y el Cluster Moda se ha trabajado en un proceso de cocreación que ha dado lugar a propuestas de construcción de un marketplace en el que varios participantes del sector pueden ofrecer sus productos, y una iniciativa de economía circular con reciclaje de prendas que se proyecta para 2020.

A todo negocio le llega su competencia

Autolarte es una organización que en 69 años se ha destacado en el mundo de la venta de vehículos, pero que entendió que en un universo cambiante, para ser sostenible debe seguir haciendo bien lo que hace y encontrar maneras de diferenciarse y atender a sus usuarios.

La compañía comenzó una consultoría con el acompañamiento de la Cámara. Juan David Barrientos, que pasó de director de Tecnología a gerente de T. D., explica que a lo largo de un año han avanzado con varios aprendizajes:

  • La T. D. no es un proyecto con comienzo y final, es una constante.
  • Se tiene que entender como un proceso estratégico, que debe partir de la alta dirección.
  • Promover una cultura de transformación, explicar al equipo su importancia y las oportunidades que representa.
  • Tener actitud de aprendizaje y disposición a cambiar la forma de hacer las cosas en la compañía y en cada cargo.
  • Todas las áreas se pueden transformar. En todos los procesos hay oportunidades de ser más eficientes.

Tecnología para concentrarnos en lo importante

Al hablar de e-commerce, la gente se concentra en el cliente final, pero doce de los catorce trillones de dólares que se negociaron por esos canales en 2018 fueron entre compañías. El primer paso del proceso de T. D. de ParaConstruir fue definir sus segmentos B2B y B2C. 85 % de sus ventas son a negocios.

Cuando Luis Miguel Ramírez les dijo a los miembros del equipo comercial que iban a incorporar tecnología en el proceso y ellos le preguntaron si eso significaba que se necesitaban menos personas, él les explicó que un buen vendedor deja que lo transaccional se haga con tecnología y se dedica a profundizar la relación con los clientes.

Tras un proceso de sensibilización y un acompañamiento de la Cámara, Ramírez explica que se convenció de que estar en el mundo virtual no es opcional, es obligatorio. Además de encontrar oportunidades en la relación con el cliente, abordar la T. D. les ha permitido descubrir procesos ineficientes que se pueden automatizar, tiempos que se pueden reducir.

Las recomendaciones, producto de su experiencia son:

  • Hacer inversión en soluciones robustas y con proveedores confiables.
  • Usar la tecnología para automatizar procesos que no agregan valor.
  • Hacer Business Intelligence con los datos que ya se poseen para anticiparse a las necesidades de los clientes.
  • Estimular al equipo de trabajo para que en lugar de paralizarse por miedo al cambio, lo promueva.
  • Pymes, el primer paso

    Según la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico, las transacciones de este tipo ascendieron en 2018 a 17,7 billones de pesos. Por eso, todas las empresas pueden capitalizar la tecnología, así no hagan una transformación de su modelo de negocio, al abrir un canal de venta digital. La Cámara de Comercio y la Alcaldía de Medellín desarrollaron en 2019 el piloto del programa e-pymes, que facilitó a los pequeños empresarios de la ciudad la implementación de un comercio electrónico.

    Se definieron tres aliados con soluciones tecnológicas robustas que permitieron, con costos muy razonables, que el microempresario montara su e-commerce. En el piloto se impactaron 340 microempresarios.