• ico-buscar
  • ico-usuario

Oct 04, 2019

Los millenials, consumidores informados y determinantes en la relación con los alimentos.

Los millenials, consumidores informados y determinantes en la relación con los alimentos.

Hoy en día existen consumidores mucho más informados, con ideas claras acerca de lo que comen y el efecto para su salud, de ahí la importancia de la innovación y diferenciación en los productos, entre ellos los lácteos que no se escapan de este fenómeno.

David Sepúlveda, del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo de Chihuahua, México, y uno de los ponentes en el 2° Congreso Cluster Lácteos Colombia: Retos y oportunidades para los nuevos mercados de la industria nacional, destacó la importancia de educar al consumidor sobre los beneficios de este tipo de productos, los cuales han sido blanco de ataques en los últimos años al punto de satanizarlos, por la conveniencia o no para la salud humana, de que hagan parte de la alimentación diaria.

Y es aquí donde las nuevas generaciones, entre ellas los millenials juegan un papel importante, no solo porque son el 50 % de la fuerza productiva del mundo, y en 10 años serán el 75 % de la población activa en todo el orbe, y por ende, los que tendrán en sus manos las compras, sino también porque tienen una relación muy definida con los alimentos y saben claramente lo que deben tener, a lo que se suma una conciencia social de bienestar animal y la relación directa que existe entre el consumo de los alimentos y la salud.

“Los Millenials piden protección del medio ambiente, están muy pendientes del tema, y el ganado tiene sus problemas ambientales, puesto que la producción genera mucha contaminación en cuanto a la alta generación de gases, además se requiere de mucha agua para obtener un litro de leche, lo que obliga a que la industria tome medidas respecto a la funcionalidad del alimento como tal y sobre el tema ambiental”, señala David Sepúlveda, y agrega que la industria láctea ha empezado a tomar las medidas para reducir la huella de carbono y la huella de agua de este sector productivo.

David sepúlveda.png

La leche es un alimento en sí mismo, un líquido producido naturalmente con una gran riqueza de nutrientes que son insustituibles y no se encuentran prácticamente en ningún otro alimento. Esto permite que pueda incursionarse en subproductos funcionales, con características especiales, bien sea para la salud, la actividad física, la prevención o tratamiento de enfermedades, entre otros beneficios. Es aquí donde pueden contrarrestarse los ataques de los que ha sido víctima este alimento, ya que no se trata solo de leche o queso, sino de toda una variedad de productos que hoy se encuentran en el mercado y que son de amplia demanda por parte de las nuevas generaciones.

Siendo personas que se rigen bastante por lo que establecen las redes sociales, los medios de comunicación e Internet, es a través de estos medios en donde tiene que establecerse el diálogo, una interacción para conseguir que este tipo de productos sean conocidos y entren a formar parte de su preferencia.

Cómo está la industria en América Latina

América Latina es una región muy diversa con países que cuentan con altas proporciones de consumos lácteos como Uruguay y Argentina en donde existe una gran tradición al respecto, mientras que otros como Guatemala, en Centroamérica, tienen muy baja ingesta de productos lácteos. Todo está sujeto a cambios y los países trabajan en diferentes estrategias con espacios amplios para incrementar el consumo.

En general existe el esfuerzo y la intención a través de la Federación Panamericana de Lechería para la creación de campañas que fomenten el consumo de lácteos en la región.

El consumo de lácteos funcionales está creciendo puesto que el consumidor está dispuesto a invertir mayor cantidad de dinero en un alimento que además de nutrirlo le va a aportar a su salud. Podría hablarse de una cifra tentativa en este tipo de productos en el mundo, alrededor de los US $ 3 mil millones al año.

“El unirse en un Cluster, como lo hace Colombia que va por ese camino, permite que el sector lechero pueda crecer exponencialmente a través de capacitación del consumidor, promoción de los productos con campañas complejas que pueden ser más o menos exitosas a través de la unión de pequeños y grandes productores, además de los transformadores y comercializadores”, puntualiza David Sepúlveda.