• ico-buscar
  • ico-usuario

Ene 09, 2020

Una apuesta por el turismo sostenible

Una apuesta por el turismo sostenible

Por: Laudyth Saumeth

El programa Vive Suroeste es el paraguas que cubre esta apuesta regional de la Cámara para promover un turismo sostenible. Se inició en los municipios de Jericó, Jardín y Támesis pero se busca que sea expandible a otros municipios del Suroeste y en un futuro, donde sea viable, a otras subregiones del departamento.

Pero, ¿qué es el turismo sostenible, cómo lograrlo en los municipios del Suroeste, cómo construir circuitos turísticos y cuáles son los beneficios para los empresarios y el territorio?

Para empezar hay que destacar que el Suroeste es una de las subregiones del departamento con más potencial turístico. Esta subregión cuenta con 7.225 empresas, es decir, 3.5 % de las unidades productivas del departamento, y de acuerdo con el estudio Perfil Socioeconómico de las Subregiones de Antioquia de la Revista Antioqueña de Economía y Desarrollo, RAED, 70 % de esas unidades productivas se ven representadas en comercio, servicios de alojamiento y comida.

Además de ello, su capacidad turística se ha fortalecido (cuenta con 2.368 habitaciones y 5.080 camas) y el agroturismo, turismo recreativo, ecoturismo, turismo de aventura y religioso se aprecian como subsectores fuertes para ofrecer servicios.

Para Luis Javier Ramírez, director de Servicios Registrales de la Cámara de Comercio de Medellín, el turismo en esta subregión está posicionado como un sector económico y dinamizador de la economía local, gracias a la existencia de un marco legal: los lineamientos dados por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, los Planes de Desarrollo Turístico locales y el apoyo del sector privado.

Turismo sostenible

Pero la apuesta va más allá de incrementar la visita de turistas. La apuesta se denomina turismo sostenible porque impacta de manera positiva los aspectos económico, social y ambiental.

“Hablamos de turismo sostenible porque cubre todas las necesidades del territorio: del que lo habita y el turista; debe llegar acogiendo, protegiendo y ayudando a mejorar todas las perspectivas de futuro. Buscamos un entendimiento real de la industria del turismo; un aporte que la industria le hace a las comunidades y a atraer un turista con sostenibilidad”, explica Beatriz Velásquez, directora del Cluster Turismo de Negocios.

Para lograrlo, se definió una metodología que se basa en un producto turístico y que varía según los atractivos que tiene cada municipio. En tal sentido, para Jericó se definió como producto su cultura, en Jardín el avistamiento de aves y en Támesis su arqueología. Y a esos productos se suma una cadena de servicios necesarios como el transporte, alimentación, agencias de viaje, hoteles y hospedaje, comercio, y otros indirectos como las entidades financieras, prestadoras de salud, secretarías municipales, entre otros. Pero además de ello, al unir esos municipios se crea un circuito que los turistas pueden disfrutar.

Los beneficiados

Guillermo Nagui es venezolano y vive en Jardín hace siete años. Este comerciante amante del avistamiento de aves, llegó a ese municipio seducido por las hermosas fincas cafeteras pero lo que definitivamente lo atrapó fueron las casi 400 especies de aves que hay en la zona.

“Todo comenzó cuando la misma comunidad nos llamaba para atender turistas extranjeros que no hablaban español, pues mi familia tiene dominio de inglés y francés. Las cosas se fueron dando y hoy tenemos una agencia operadora turística llamada Aramacao”, relata Guillermo Nagui.

Aramacao –cuyo nombre representa al guacamayo rojo– ofrece experiencias. “Promovemos la región: tenemos una gran cantidad de aves endémicas como el loro orejiamarillo, cacique candela, carpinterito colombiano, y de aves exóticas como el gallito de roca andino, e impulsamos un ambiente natural por el cual el turista está dispuesto a pagar”, señala el gerente de Aramacao.

“Con Vive Suroeste lo que se ha hecho es unir a la comunidad, buscar cuáles son los fuertes del municipio. Esto es en pro de un turismo organizado que lo vemos bueno para los operadores, la gente y también para los visitantes pues se van con el mejor concepto de la región que visitaron y nos traen más turistas”, dice el empresario.

A unos 66 kilómetros de Jardín está Támesis, municipio que se enfocó en su riqueza arqueológica y diversidad. De allí es oriundo otro empresario que ha hecho parte de todo el proceso: Rodrigo Antonio Echeverri; desde hace 12 años tiene su empresa operadora turística Ecocartama y un hotel llamado Mirador de Cartama.

Con Ecocartama ofrece al turista sus productos propios como senderismo -con el que se pueden apreciar paisajes-, biodiversidad, y las riquezas arqueológicas y patrimoniales de Támesis. Pero al mismo tiempo hace alianzas para ofrecer y evidenciar un turismo rural, comunitario, cafetero y agroindustrial en otros municipios de la subregión.

“Con esas alianzas trabajamos con las comunidades y otras empresas: mostramos un trabajo comunitario con un trapiche en la vereda La Mirla de Támesis; en la vereda La Liboriana contratamos con una finca para mostrar todo el proceso de producción del café y el arraigo de una familia campesina; en Jericó mostramos todo el proceso de producción del grano con Café La Nohelia; en la vereda San Pedro de Támesis conocemos el proceso de producción del cacao y en Valparaíso hacemos una visita protocolizada al resguardo Marcelino Tascón, una comunidad Emberá Chamí, con la que se conoce su cultura”, precisa Rodrigo.

Así las cosas, con esta intervención aproximadamente 180 empresarios de la región se han impactado para definir el producto turístico de su municipio y continuar con la Cámara y el Cluster Turismo de Negocios un proceso que busca generar ingresos formales gracias a la calidad de los servicios, fortalecer el tejido social y empresarial e impulsar buenas prácticas ambientales para la industria en la región.

¿Y ahora qué sigue? El proyecto continuará en Santa Bárbara y La Pintada. Este año también se espera impactar a Medellín con su cultura y congresos, y en la medida en que haya apoyo de los gobiernos locales, avanzar a otras subregiones.

No obstante, es de agregar que ya la metodología está y que, como dice Rodrigo Echeverri, los comerciantes y empresarios “ya hemos entendido que el turismo no es negocio para nosotros, sino que es la oportunidad gigantesca frente a lo que se avecina: es entender el territorio, conservar, preservar y mejorar el entorno social, cultural, económico y ambiental de nuestro pueblo y nuestra identidad de manera sostenible”.