Menú

Jul 07, 2022

Uniformes Nacionales, una empresa que cree en los aliados

Uniformes Nacionales busca un mejor posicionamiento en el mercado a través de aliados clave y de instituciones como la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia. Descubre su proceso de sostenibilidad, sus aprendizajes y metas a futuro.

La familia Salazar Flórez tiene una “venita comercial” que los impulsa desde hace años; primero en el desempeño de cargos afines a las ventas y, luego, con la constitución de su empresa familiar.

Los esposos Álvaro Salazar y Myriam Flórez fundaron Uniformes Nacionales en el 2005, después de varios años de experiencia en otros trabajos: Álvaro como comercial en almacenes de cadena y Myriam como administradora de empresas.

Esta no fue la primera vez que Álvaro emprendía, pues en los noventa creó una fábrica de calzado que tuvo que cerrar por problemas económicos. Sin embargo, quiso darse una segunda oportunidad con Myriam y gracias a un proyecto universitario de su hija mayor, Elizabeth.

De la academia a la realidad familiar

Elizabeth estudió Ingeniería de Finanzas en la Universidad de Medellín y, simultáneamente, hizo un diplomado en Plan de Negocios en la misma institución. Durante su proceso, tuvo que crear una empresa, no de verdad, sino en el papel.

En ese ejercicio encontraron —como familia— viabilidad económica para volver realidad la iniciativa y, tres meses después, decidieron ponerla en marcha. Poco después, los hijos menores se integraron al proyecto; Paola como diseñadora y Andrés como líder de procesos.

Hoy, Álvaro es el gerente de Uniformes Nacionales S. A. S.; Myriam, la contadora, y Elizabeth, la directora ejecutiva. Esa “venita comercial” ya es todo un organismo compuesto por treinta y seis colaboradores.

Aprender y buscar aliados: la clave para mantenerse en el mercado

Elizabeth se considera una persona muy inquieta y, desde la constitución de la empresa, ha tratado de mantenerse al día en los temas que le interesan. Realizó una especialización en Planeación y Evaluación de Proyectos en la Universidad de Antioquia, también aprovechó los cursos y talleres de la Corporación Interactuar y de la Cámara de Comercio de Medellín.

De hecho, Uniformes Nacionales hace parte de nuestro programa Afiliados Primero, gracias al cual obtiene diversos beneficios como cliente preferencial desde el 2010. Esto abarca el acceso a capacitaciones gratuitas, tarifas especiales, invitaciones a ciertos eventos y la posibilidad de agilizar gran cantidad de trámites. Por ejemplo, Elizabeth obtuvo un descuento en su certificación como coach comercial.

Así mismo, la compañía hizo parte del programa Trayectoria Mega, con una duración de dos años, que consiste en estructurar el negocio de forma estratégica. Mientras estaban en el proceso llegó la pandemia y en el marco del proyecto “nos plantearon un plan de continuidad que, si no lo hubiéramos recibido, ni hubiéramos estado en el programa, posiblemente nos hubiéramos demorado mucho en reaccionar”, explica Elizabeth.

Todo esto fue clave para mantener la empresa a flote durante la emergencia sanitaria y ahora, con las condiciones de inflación y demoras en la importación de materias primas que también los afecta. En la Cámara de Comercio les hemos brindado una asesoría constante para su sostenibilidad, con énfasis en la visión estratégica que necesitan del mercado.

Al respecto, Elizabeth comenta que la relación con nuestro equipo ha sido fundamental porque “a veces como familia nos quedamos en una zona de confort y es difícil tomar decisiones”.

¿En qué cree Uniformes Nacionales?

El propósito titular de Uniformes Nacionales es ofrecer bienestar a los colaboradores de sus clientes. Buscan ir más allá de confeccionar una prenda de vestir, para escuchar al consumidor real del producto y no solo a quien lo paga.

De este modo, resaltan la importancia de que la persona se sienta bien con su dotación y, en esa misma medida, refleje el sentido de pertenencia por su empresa y exalte la identidad de marca.

Elizabeth considera que, para conformar un negocio, hay que tener buenos aliados. Así como también un entorno de ciudad como el de Medellín, que constantemente reúne a sus empresarios, lo cual se vuelve una oportunidad de relacionarse con posibles clientes. 

Sostener y fortalecer, dos verbos que hoy son retos

Uniformes Nacionales continuará trabajando por la sostenibilidad, no solo desde su tejido empresarial, sino también desde lo ambiental. En la compañía ya cuentan con diversas estrategias de reciclaje y reutilización de ciertos materiales, y aspiran a impactar nuevos mercados dentro del país, en el ámbito regional. Incluso, antes que exportar, consideran importar sus materias primas para fortalecer su cadena productiva.

En la Cámara de Comercio de Medellín los seguiremos acompañando en estos nuevos procesos con una visión estratégica actualizada. Así, Uniformes Nacionales continuará ampliando su tejido empresarial desde el encuentro con el otro y la capacitación constante en aspectos económicos, sociales y ambientales.