Dic 17, 2018

UTO está en el aire

UTO está en el aire

El 25 de enero es una fecha imborrable en la memoria de José Paulo Naranjo. Si tiempo atrás alguien le hubiera dicho que un final doloroso le haría emprender su apuesta más importante, probablemente lo hubiera considerado una locura. Pero así fue: repentinamente, todo se conectó y hoy su historia se resume en tres letras: UTO.

Hace cuatro años, César Augusto, su mejor amigo, contrajo tres bacterias durante una intervención quirúrgica en una entidad de salud de Medellín. Pese a los múltiples esfuerzos por revertir el daño, su cuerpo no resistió la infección. “Uto”, como le decían cariñosamente sus amigos, falleció el 25 de enero de 2015. El vacío de la pérdida provocó al mismo tiempo una gran pregunta: “Me impactó tanto que me llevó a investigar cuáles eran las causas por las que ocurría esto: por qué una persona se infectaba en un quirófano”, dijo José Paulo.

Y halló la respuesta. Entre las causas más frecuentes de las infecciones intrahospitalarias se encontraban los sistemas de aire acondicionado. “Me di cuenta de que había un tema de regulación que era crítico; no había una legislación que permitiera garantizar que la calidad del aire en estos lugares fuera la adecuada, entonces los sistemas de aire acondicionado se convierten en un medio de propagación de infecciones muy alto”, agregó Naranjo.

Convencido de su deber de cambiar las cifras alarmantes con las que se había encontrado y, sobre todo, de evitar que muchos padecieran lo mismo que César, José Paulo quiso dar con una solución que mitigara el problema y pronto la búsqueda surtió efecto.

“Encontramos que hay una tecnología que se llama fotocatálisis, que permite reducir los contaminantes de manera rápida y efectiva. Decidimos desarrollar un equipo de purificación de aire que cumpliera con las condiciones generales de los sistemas de aire acondicionado y que fuera asequible para las empresas no solo de salud, sino de cualquier sector que quisiera cuidar la calidad del aire en sus espacios”, describió ‘Polo’, como lo conocen sus amigos.

Así nació Ambientes Puros y su producto insignia: UTO, un homenaje a César Augusto cuyas siglas, como parte de una coincidencia perfecta, también describían la función del equipo: Unidad de Tratamiento Oxidativa.

Una idea, múltiples beneficios

Para José Paulo, UTO debía tener un diseño moderno, minimalista y, al mismo tiempo, ser funcional en su uso e instalación. En cinco meses el diseño estaba listo y un año después lograron el Producto Mínimo Viable. “En junio de 2017 ya teníamos los primeros UTO funcionando y empezamos a hacer ajustes, validación de instalaciones y calidad. El 25 de enero de 2018 iniciamos las primeras ventas, también en honor a César. Ese mismo día publicamos la página, empezamos a enviar ofertas y a hacer gestión comercial”, cuenta el ahora fundador y gerente de Ambientes Puros.

Uto1.jpg

El resultado fue un producto con doble propósito: el primero y más importante es el tratamiento del aire. “Lo instalamos en diez minutos y él inmediatamente empieza a purificar. En cuestión de dos horas reduce hasta el 80% de la carga microbiológica, de los contaminantes del aire”, asegura José Paulo. El segundo tiene que ver con el ahorro energético que promueve el equipo. Al purificar los espacios, UTO reduce la cantidad de sistemas de aire acondicionado requeridos, que suele ser uno de los principales consumidores de energía en las empresas.

Esto, indudablemente, llamó la atención de los clientes, entre ellos el Instituto Colombiano del Dolor (Incodol), que fue el primero que puso su confianza en el naciente proyecto. “UTO tiene unas características funcionales que superan a los demás fabricantes de equipos importados, y es que permite identificar tiempos de vida útil y tiene una conectividad wifi, donde se puede observar cuál es el funcionamiento del equipo. Ese tipo de características, sumado a una mejoría en el precio, le parece atractivo al cliente”, comentó.

Más que un producto, un llamado a la reflexión

Cerca de cumplir su primer año de funcionamiento, Ambientes Puros expande su negocio con pasos seguros hacia clientes de distintos sectores. Gracias a aliados como la Cámara de Comercio de Medellín la empresa avanza hacia su formalización y consolidación.

Según José Paulo, el acompañamiento ha sido evidente en el proceso de constitución legal, pues les ha permitido mostrar estabilidad como organización. Así mismo, las convocatorias impulsadas por los Clusters y el acceso a información de interés general para la empresa y sus empleados, han sido recursos importantes que hoy aprovechan gracias al apoyo de la Cámara de Comercio.

Y es que la propuesta de Ambientes Puros no es solo novedosa y funcional; UTO salva vidas y su creador lo sabe. Sin embargo, esta certeza no apaga su tono sosegado y sencillo al hablar, propio de quien está seguro de lo que hace, pero reconoce que es un esfuerzo conjunto.

Hoy son cinco trabajadores fijos, ocho colaboradores y alrededor de doce proveedores los que hacen posible la fabricación y comercialización de un producto local, con un mensaje contundente: la calidad del aire es fundamental y debe ser un tema de interés público. En ese sentido, para José Paulo son más que necesarios el compromiso y la legislación que garanticen su calidad.

UTO2.jpg


“Nuestro objetivo primordial -continúa José Paulo- es convertirnos en líderes, en los expertos en calidad de aire interior, y de esa manera, en el momento en que exista una regulación, que seamos nosotros la primera opción para las empresas que vayan a invertir en esto”.

Actualmente, el producto se encuentra en proceso de validación en Estados Unidos y Australia, con el fin de abrir nuevas oportunidades de negocio en esos países. De igual forma, preparan un nuevo modelo que esperan empezar a gestionar el próximo año. Mientras esto pasa, UTO, el equipo, seguirá dando vida a los espacios que purifica y mantendrá fuerte y latente la memoria de UTO, el amigo.