• ico-buscar
  • ico-usuario

Jul 21, 2020

Vibras Café, un emprendimiento para desarrollar cafés de alta calidad

Vibras Café, un emprendimiento para desarrollar cafés de alta calidad

- Lanzado en 2019, tiene punto de venta, distribución y contacto directo con los productores.

- Sus creadores tardaron dos años en desarrollar el concepto y la marca.

Cuando Mateo Duque y Jairo Tobón comenzaron a desarrollar sus ideas alrededor del café, no imaginaron que pasarían dos años en un gran proceso de investigación, catas y perfilamientos de sabor. Su idea era muy simple: buscar los mejores cafés y llevarlos al público para compartir la mejor experiencia alrededor de la bebida y esto dio lugar al nacimiento de Vibras Café, un modelo de comercialización que hoy maneja procesos de producción en el sitio, distribución, marca propia y punto de venta.

A las 5 a.m., los dos se preparan para viajar al Suroeste de Antioquia. Salen de madrugada porque el viaje es largo. Tienen que llegar a la vereda La Liboriana y luego a la finca La Variedad, localizada a 25 minutos de la cabecera del municipio de Santa Bárbara. Al llegar los reciben don Javier Osorio y su esposa Adriana Lucía, propietarios de la finca y caficultores por herencia de sus padres. Para ellos el café es un proyecto de vida y en la finca cuentan con una siembra de 2.5 hectáreas, con orgullo hablan de su producto: “…nuestro café es suave, lavado artesanalmente y con buen punto de fermentación. Nuestro sueño es ser caficultores con marca propia y para eso venimos preparándonos, capacitándonos y practicando lo aprendido en el programa para la Especialidad del Café PEC”.


Lazos con el PEC

Untitled-1 (54).jpg

“Finca La Variedad, Santa Bárbara”

Mateo y Jairo están allí gracias a que fueron invitados a un encuentro entre productores y comercializadores, programado por el PEC. Estaban buscando hacer enlaces directos con el caficultor, con la idea de ser parte de toda la cadena productiva. “Conocimos el PEC por medio de Comfama, en una conferencia, este año, nos presentaron varios caficultores y quedamos enganchados con el proyecto”, afirman. “Consideramos que es maravilloso lo que están haciendo y van por el camino correcto; el café tiene muchos caficultores no conocidos que no logran conectar con el vendedor o la distribución final y todos los días nacen empresas que trabajan en el sector, pero por falta de contacto, conocimiento o relaciones terminan comprando a grandes marcas, lo que no es malo, pero, creemos que se puede ayudar a muchos otros caficultores pequeños y medianos para generar más empleo y oportunidades de crecimiento”.

Untitled-1 (55).jpg

“Compartiendo conocimientos”

Los dueños de Vibras Café aseguran que en Colombia existen muchos caficultores con productos excepcionales, que hay maravillosas historias alrededor de las personas que lo cultivan y que es posible tener una historia propia; por ello, hacen enlace directo con el caficultor y desarrollan técnicas a largo plazo: “Esta conexión nos ayuda a tener el control casi total del café, considerando la tierra, características de la finca, costumbres y conocimientos del caficultor, la siembra, la cosecha, y los procesos hasta obtener la taza final. Además, podemos verificar la calidad del café, experimentar con él, ahondar en nuevos proyectos, nuevas innovaciones, y eso es fundamental, eso es lo que nos diferencia”.


Negociar con humanidad

Untitled-1 (56).jpg


“Cumpliendo su sueño”

Mateo y Jairo tuvieron la oportunidad, a través de la coordinación del PEC, de mirar diferentes perfiles de café con ayuda de los gestores. “Buscábamos un perfil sin mucho procedimiento, sin mucha fermentación, que diera una taza limpia y con notas frutales”, después de varias muestras traídas de diferentes partes, de perfilar y catar, se decidieron por tres cafés de regiones diferentes ubicadas en los municipios de Jericó, Fredonia y Santa Bárbara. Finalmente, por gusto y facilidad comercial, se quedaron con el perfil que más les gustó, y este fue el de la finca La Variedad en Santa Bárbara. Luego contactaron a don Javier, le hicieron una propuesta, según la cantidad de café que tenía: “…ya sabíamos la calidad de personas que son Don Javier y su esposa Adriana… son seres maravillosos, típicos campesinos colombianos, prestos a servir, con mucho sentido humano… fue muy emocionante cumplir este sueño de todo proyecto cafetero, estar en los cafetales, vivir la experiencia de recolectar, hablar de los proyectos y procesos que han realizado”. Al final del día, revisaron el café y cerraron la negociación: “don Javier es un caficultor juicioso, con ganas de aprender, su esposa siempre lo acompaña en todo el proceso, quieren aprender mucho más de las técnicas que tiene el café, son nobles y humildes… fue un día y una experiencia maravillosa”.


La comercialización

Untitled-2 (6).jpg

Foto: Tomada de @vibrascafe

Pero no todo para allí, Mateo y Jairo tienen el producto, ahora viene el tostado, empacado y distribución. Para ello Vibras Café tiene tiendas físicas y en mesa sirven productos como, americanos, cappuccino, base de bebidas frías y calientes. Además, venden bolsas de café tostado de 250 y 500 gramos. De igual manera, están iniciando un proyecto de Cold Brew, que es su mayor objetivo actual: “queremos tener un perfil para este proyecto y tenemos muchas expectativas”, concluyen.

Para el PEC este es un modelo que marcará la ruta de desarrollo para futuros emprendimientos y mesas de negocio. Este programa se enmarca en la “Alianza por el Café de Antioquia”, integrada por el Comité de Cafeteros de Antioquia, el Cluster Café, liderado por la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia; Comfama, ISA INTERCOLOMBIA, el SENA, las Cooperativas de Caficultores de Andes, Antioquia, Occidente y Salgar y empresas privadas que participan en mercados locales y globales de valor agregado, que permiten que la distribución de las ganancias se distribuya de forma equitativa en toda la cadena.