• ico-buscar
  • ico-usuario

Ago 19, 2020

Desde las montañas de Antioquia, un café de especialidad mundial

Desde las montañas de Antioquia, un café de especialidad mundial

- Lo produce Juan Camilo Salazar, de 25 años, en su finca La Esperanza, ubicada en el municipio de Fredonia.

- El café ha obtenido altos puntajes en catas, logrando categoría taza limpia.

Cada mañana cuando sale el sol sobre la alta montaña, Juan Camilo comienza una rutina cuidadosa en su cultivo, inspirada en la tradición y el conocimiento. Su tierra está ubicada en el municipio de Fredonia, a 1850 metros sobre el nivel del mar. Cultiva las variedades Castillo Colombia y Maracaturro: “…lo hago de manera básica con labores culturales, que son aquellas que uno hace cotidianamente en el cultivo: recoger granos secos y sobre maduros del cafetal para evitar la broca, las limpias del cafetal, monitoreo de broca y roya… además está la siembra, fertilización, recolección y manejo en el beneficio, normalmente para cafés lavados”. El resultado: un café con una puntuación alta en taza, con muy buena oferta ambiental, cuya variedad es poco convencional y posee perfiles a notas florales y frutales, esto aunado a un gran cuidado y atención al detalle en su procesamiento que lo hacen excelso.


Untitled-1 (26).jpg

Heredero de una tradición


Tradición familiar

Heredero de una tradición familiar, Juan Camilo tuvo que asumir una gran responsabilidad siendo muy joven. Inició su contacto y labor en el campo al cumplir 15 años siempre bajo la tutela de su padre. Para él fue una pasión inmediata, que asumió desde ese momento con disciplina y constancia. “La finca era de mis abuelos, pero más pequeña; la mayoría de ella era solo pasto y algo de café, luego mi papá la heredó y compró otros lotes hasta obtener el área con la que contamos ahora. Desde ese momento solo nos centramos en la caficultura. Luego, en el 2018 mi papá, por temas de salud, decidió entregarme la finca para trabajarla. En ese momento solo vivíamos en la casa mi mamá, mi papá y yo. Tengo cuatro hermanos, pero son mayores, y ya todos se han ido a realizar sus vidas, por lo que yo asumí la responsabilidad”.


Una filosofía joven y sostenible

Juan Camilo llegó al Programa para la Especialidad del Café, PEC, en 2018 a través de una invitación que le realizó el Servicio de extensión del municipio de Santa Bárbara. En la convocatoria, luego de su entrevista, le dieron la oportunidad de ingresar al programa. Desde ese momento, afirma, se interesó por la innovación y experimentación de nuevos procesos en el beneficio del grano y adquirió la práctica de calidad en la recolección. Su filosofía, está guiada siempre por altos estándares.

“Uno va encontrando los protocolos que se ajustan al buen café y empieza a replicar el proceso, esa es la parte adicional de mis rutinas de producción, que influyen en la calidad desde que inicio con el trabajo de campo en las labores culturales, entendiendo las mejores maneras de fertilización, recolección y en postcosecha llevando buenas prácticas de higiene”.

Por esto, afirma con orgullo que su “producto lo diferencia la calidad en todos los procesos y un sabor especial que ha significado para mí la satisfacción por el trabajo y una gran razón para seguir haciendo las cosas bien. Además, he ganado mucho al demostrar que el esfuerzo en el trabajo es vital para obtener buenos resultados, lo que se refleja en un mejor ingreso para el bienestar de mi familia”.


Untitled-2 (2)-1.jpg

Tradición Antioqueña


Conocimientos gracias al PEC

Uno de los factores que más resalta este joven empresario es el del conocimiento. Asegura que sin las técnicas aprendidas su producto no sería igual. “El Programa Para la Especialidad del Café, inicialmente, me llevó a aprender técnicas de perfilamiento a través de varios cursos, de la mano con el SENA, esto me ha brindado mucho conocimiento en temas del cultivo, el grano, su beneficio y atributos, así mismo, me ayudó a adquirir conocimientos y estrategias para la comercialización de mi producto, acordes con su nivel de calidad. También, he conocido personas con las que he establecido estrategias comerciales, lo que me ha permitido aumentar las ventas y seguir consolidando mi empresa cafetera”.


Untitled-4-1.jpg

Un café entre montañas


Un café con futuro

Para Juan Camilo la responsabilidad, conocimiento y constancia son cualidades importantes para cualquier empresario, a ello le agrega, además, una visión clara de sus metas. “Seguir consolidando una caficultura de calidad, con cultivos renovados que garanticen una buena producción y sostenibilidad, además, tener herramientas para garantizar constancia en los atributos de mi café y, claro, tener más relaciones comerciales a largo plazo”, dice de manera enfática, y concluye que “…a los pequeños, medianos y grandes caficultores les digo que el PEC es un programa que brinda herramientas y conocimiento para uno producir el café siempre con esmero, y con una mentalidad de que nuestro producto de origen es de especialidad mundial”.

Este programa se enmarca en la “Alianza por el Café de Antioquia”, integrada por el Comité de Cafeteros de Antioquia, el Cluster Café liderado por la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia, Comfama, ISA INTERCOLOMBIA, el SENA, las Cooperativas de Caficultores de Andes, Antioquia, Occidente y Salgar, y empresas privadas que participan en mercados locales y globales para cualificar la oferta y conectarla con la demanda de cafés para mercados sofisticados, como el Laboratorio de Café y Lavaive.